Recorriendo Ljubljana en bicicleta

Ljubljana es hermosa, de ella destaca su verdor y sus amplios espacios verdes, esto no es casualidad ya que desde su concepción Eslovenia es un país con una fuerte consciencia ambiental y en la cual las bicicletas forman parte fundamental de la vida cotidiana de la ciudad.

Entrando a Ljubljana ♥

Esto no la convierte en una rareza Europea ya que, como muchos saben, en Amsterdam y Copenhaguen hay mas bicicletas que habitantes y en ciudades como Munich o Heidelberg, estos vehículos de dos ruedas cruzan las sendas a toda velocidad prácticamente 24 horas al día.
Ljubljana es especial para nosotros porque fue la primera vez que usamos únicamente éste medio para recorrer las calles de una ciudad, siempre nos gustó la idea de hacerlo y esta vez la oportunidad surgió sola ya que nuestro host de airbnb al recibirnos lo primero que nos dijo fue:
-Vengan, les muestro las bicis ♥

Al verlas pensé que iba a ser una de las experiencias mas incomodas del viaje, unas bicis que como mínimo tenían 20 años, de hecho cuando nos decidimos a usarlas les faltaba un poco de aire a las ruedas e inflarlas un domingo a las 7 de la tarde no era una tarea fácil, pero con un poco de suerte y otro poco más de suerte pudimos hacerlo. Sin darnos cuenta ya estábamos subidos a nuestras bicis camino al centro de la ciudad.

La idea era ir a comer a un lugar que nos había recomendado Mare (nuestro host), sin saber bien como nos encontramos en el barrio de Metelkova, un conjunto de edificios para quienes deciden vivir fuera del sistema, un espacio donde muchas veces no hay intervención del estado ni de la policía. Queda muy próximo al centro y la estación de tren de la ciudad. La excentricidad es lo que lo caracteriza, para lograr este carácter sus muros están llenos de grafitis, muñecos artísticos (algunos un poco espeluznantes) y hasta artefactos de sonido que si te los cruzas de noche, te pegaras un buen susto. Si querés ir a visitarlo, recordá que podrás tomar fotografías del lugar pero no de las personas, lo dejan bien claro en una serie de carteles que hay en el lugar y todos los habitantes de Ljubljana lo respetan.

Barrio Metelkova
Zapatillas en Metelkova. ¿ Arte ?

Poco a poco nos íbamos dando cuenta que esta ciudad, Ljubljana, estaba totalmente preparada para moverse en bicicleta y lista para las necesidades de las mismas. Notamos que hay muchos estacionamientos para estos vehículos, compresores de aire, los carriles de bicicletas son anchos, bien pavimentados y señalizados.

Muy copados estos Bicikeros ♥

Luego seguimos pedaleando en dirección al centro y recorrimos prácticamente toda la costanera del río que atraviesa la ciudad, el río Ljubljanica, que está encajonado en el canal de Grubar para evitar las frecuentes inundaciones.

Recorrimos sus avenidas y callejones repletos de gente que salía a una cálida noche de verano que invitaba a disfrutarla. Por momentos el paseo se volvía un tanto vertiginoso entre las mesas de los barcitos y los comensales, pero no dejo de ser muy divertido.

Canal de Liubliana que alberga el rio Ljublianica

Una mañana visitamos un mercado de antigüedades  sobre la costanera del río en un sector llamado Cankay Quay, era uno de esos que nos gustan a nosotros, un mercado de pulgas. Es hermoso ir por diferentes países recorriendo estas ferias itinerantes donde podes encontrar mucha historia entre los singulares objetos que algunos puestos ofrecen.

Mercado en Cankay Quay

Si tenes pensado visitar Liubliana, dentro del recorrido habitual que se le recomienda a turistas, vas a poder encontrarte con “El puente de los Dragones” que fue construido en 1901. Lo que llama la atención del puente son los 4 dragones que permanecen en cada extremo en honor a una leyenda que cuenta sobre un héroe mitológico llamado JASON salvo a una virgen que estaba secuestrada por un dragón matando a ésta fiera. La leyenda permanece al día de hoy porque se dice que cuando una virgen atraviesa el puente los dragones menean la cola.  Pero lo que no muchos saben es que el puente es mas importante porque este puente fue unos de los primeros en Europa en construirse con hormigón armado.

Otra de los lugares que visitaras porque esta en el centro de toda la actividad, sera otro viaducto, el Puente Triple. No es ni mas ni menos que el encargado de conectar la historia con el presente. De un lado vas a encontrar la Liubliana histórica, su casco viejo y sus vestigios medievales, y del otro encontraras la ciudad moderna y estudiantil que es hoy en día.

A medida que va cayendo la noche la ciudad se transforma en el lugar ideal para salir de bares con amigos. Sus calles se llenan de estudiantes y gente joven. Te vas a tener que sentar temprano a cenar si vas en temporada alta, puesto que los lugares del centro se llenan con muchísima rapidez. De noche, los colores de Liubliana se vuelven únicos, aunque suene muy trillado, perderse en sus callecitas es hermoso y el calor invita a seguir recorriendola hasta el amanecer.

Desde muchas partes de la ciudad, si alzas un poco la vista,  podrás encontrar que en lo alto, siempre vigía esta el Castillo de Ljubljana No puedo contarte nada del mismo porque decidimos no visitarlo, ya que Mare nos recomendó otro que valía la pena. Igual imagino que debe tener unas vistas hermosas de la ciudad.

Castillo de Ljubljana

Sinceramente recorrer Ljubljana en bicicleta fue una experiencia increíble y que nos empuja a querer hacerlo en cada ciudad que podamos, es maravilloso como una experiencia cotidiana para unos se convierte en algo extraordinario para otros y como cambia la perspectiva de la ciudad desde una bicicleta

Ultima tarde en Ljubljana

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *