Cobijeru y tesoros de Asturias

Como ya les he contado otras veces, somos muy de encontrar lugares en Google Maps, calcular la distancia el tiempo y lanzarnos a la aventura sin planificar mucho mas. Lo único que es rutina en estos casos es el mate que nos acompaña en cada salida por Asturias. (Otros usan la técnica de buscar directamente en Google: Que ver en Asturias o que hacer en Asturias, nosotros preferimos lanzarnos un poco mas ¡ja!)
Encontramos la foto de un lugar de acantilados, un poco diferente a los que nos tiene acostumbrados la tierrina, así que, ¡allá fuimos!

 

Destino misterioso

No sabíamos ni el nombre del pueblo, solo seguíamos las indicaciones de la app. LLegamos, no había casi nadie, estacionamos el coche y empezamos a caminar sin saber muy bien para que lado. Arrancamos para la izquierda y empezamos mal porque era para la derecha pero hasta entonces no lo sabíamos. De todas formas equivocarse a veces esta muy bueno porque descubrimos un lugar muuuuy lindo que lo van a poder ver en las fotos. Los acantilados y formaciones rocosas formaron como una pileta inmensa de aguas turquesas, de fondo de piedra y arena que invitaba a bañarse, lastima que no habíamos ido preparados para tal fin.
Hicimos unas cuantas fotografías y envidiamos fuerte a las 3 personas que estaban disfrutando del agua.
Seguimos nuestro camino, ahora enfilados un poco mas hacia la derecha, llegamos hasta el borde de “plataforma continental superficial” ¡ja! ¡que guay suena! Pero de verdad, llegamos hasta el borde del acantilado y vimos como el mar, que ese día estaba muy calmo, nos dejaba ver lo profundo del mar ♥
Seguimos un poco mas pero volvimos porque no se podía pasar, avanzamos nuevamente, rodeamos unos lugares un poco peligrosos y POR FIN LLEGAMOS!
Te preguntaras: “¡A donde!” Que todavía no lo he dicho! jeje

 

El salto del caballo

Después de caminar un poco y descubrir lugares que ni sabíamos que existían llegamos a “El salto del Caballo” Este monumento natural es como un arco o un puente de piedra que ha ido tomando esa forma por la erosión del agua y del viento.  Por debajo pasa el mar adentrándose en una cueva también formada por èl. Dependiendo la marea se puede ver mas o menos en su interior.
Obviamente recorrimos cada sector de este lugar y hasta incluso pasamos caminando (si, mama, con mucho cuidado) por arriba del monumental puente de rocas.

Digo con mucho cuidado porque las piedras que lo confirman son bastante afiladas, escarposas y si te caes puedes lastimarte muy feo e incluso cortarte con el filo de las rocas.

Luego rodeamos el puente para poder observarlo desde el frente y me di cuenta que se podía bajar un poco a la cueva. Así que como soy re mandada y atrevida, me metí a la cueva mientras Tato me miraba desde arriba listo para llamar a un helicóptero de rescate. ¡jajaja!
Fue un momento hermoso ver y escuchar a la cueva, como subia y bajaba la marea. Como el agua golpeaba con el techo de la cavidad y como el aire quedaba atrapado entre las cámaras que se formaban en su interior.

 

¡Sorpresas everywhere!

Al salir de “El salto del caballo” emprendimos la vuelta pero por el “lado correcto” es decir, por el lado contrario al que entramos. Y nos encontramos con otra sorpresa: Resulta que en el lugar, y mucho mas cerca del parking, había una cueva espectacular. No era una cueva de mar como la de hace un momento sino, una de tierra, con estalactitas de roca incluida. Lamentablemente estaba muy mojada, quisimos entrar y explorar un poco pero nos enterrábamos en un barro profundo y la cosa se iba poniendo peor a medida que avanzábamos. Igualmente pudimos sacar algunas fotos para que la vean.

El pueblo donde se encontraban todos estos tesoros, es Cobijeru, y si andan por Asturias no pueden perderselo. Si bien es un pueblo pequeño, es muy pintoresco, y encima tiene estos tres lugares  espectaculares: El salto del Caballos, la cueva y ese pileton de mar turquesa ♥

 

La verdad que Asturias siempre sorprende y nunca defrauda. Siento que cada vez que salimos a pasear encontramos aventuras que nos sorprenden en todos lados. Eso también nos incentiva y motiva  a querer estar saliendo todo el tiempo para cruzarnos con nuevas vivencias y lugares.

Ahora les dejo las fotos para que vean todo lo que descubrimos.

Balconcito en Cobijeru ♥
Un pueblo para todos los públicos
Fuimos en pleno verano,las flores estaban estalladas ♥
Piscina natural de agua turquesa de mar cantabrico
Piscina natural
Piscina natural de aguas turquesas. (Lastima el reflejo de la foto)
El salto del caballo. Puente natural de rocas
Sobre el limite del acantilado.
El puente y la entrada a la cueva de Cobijeru, Asturias
El puente y la entrada a la cueva
La otra cueva, la de tierra en Cobijeru
La otra cueva, la de tierra en Cobijeru
Cueva en salto del caballo, Cobijeru
Un poco de marea alta en el ingreso a la cueva
Desde adentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *