Biberach an der Riss: Buscando la historia familiar en Alemania

Todo empezó después de un asado con mis primos charlando sobre los destinos que íbamos a conocer en nuestro tercer viaje a Europa.

Empezamos a hablar sobre Alemania y mi prima Maru mencionó que le gustaría conocer Colonia y Munich entre otros que no recuerdo bien. Lo que si me llamo la atención fue el nombre de un lugar que nunca había escuchado. Ese lugar era Biberach. Le pregunte y me contó un detalle que yo no sabía, nuestra familia descendía de ese pueblo.

Esa fue el puntapié inicial para empezar a preguntarle más a mi mama y a mi tia Taty sobre esa parte de nuestra historia. Ellas me ayudaron y me dieron fotos de partidas de nacimientos, casamientos y hojas de registro civil.

Sin muchas vueltas, decidimos con Tato ir a conocer Biberach an der Riss el lugar de donde eran mis tatarabuelos ya que nos quedaba a una hora de donde íbamos a estar.

Decidí no buscar mucha más información del lugar, solo busque un par de fotos en Google para que no haya confusiones ya que hay tres “Biberach”,  me gustó la idea de mi marido en dejarnos sorprender sin esperar nada.

Esa tarde en la que íbamos a emprender ese corto viaje de 58 minutos según el navegador de Google, me envolvía una extraña sensación, era una mezcla de emoción y ansiedad, estaba a punto de conocer una parte de la historia de mi familia, de la cual no conocía casi nada.

Cerca del pueblo nos encontramos con una zona muy bonita, de muchos campos sembrados y otra parte, de bastantes industrias medianas. Para llegar hay que desviar en una de las salidas de la autopista y tomar un ruta un poco más pequeña que te lleva derecho al pueblo.

¡Llegamos! La ansiedad por estacionar el auto y empezar a recorrer sus calles se me notaba en el cuerpo. Empezamos a caminar y a descubrir sus calles. ¡PERO QUE BONITAS ES BIBERACH! Fue una muy buena decisión llegar sin esperar nada. Automáticamente quedamos encantados por el lugar, su prolijidad, sus calles llenas de vida y flores. Su arquitectura era una mezcla de estilo alemán con alsaciano francés, precioso.

Principal arquitectura
El centro de Biberach desde la Marktplatz o Plaza del Mercado.
La fuente de Marktplatz

Nos encontramos con muchos locales comerciales abiertos a pesar de ser la hora de la siesta, muchos lugareños haciendo su vida cotidiana y nada de turistas.

Paseamos por sus calles, nos metimos por callejones y descubrimos parte de su historia antigua sin querer, nos encantó esa experiencia. Resulta ser que Biberach an der Riss era un pueblo amurallado y pudimos conocer algunas partes donde todavía están levantadas esas murallas y torreones.

Lo que queda de las murallas
La descendiente

A cada paso que dábamos en mi mente recurrían ideas como: “quizás en esta casa vivieron mis tatarabuelos, o en esta fuente tal vez estuvieron sentados” Fue muy extraño y movilizador a la vez.

 

También visitamos el museo donde había una muestra de arte moderno de un ciudadano local pero en su exposición permanente pudimos conocer un poco de la historia de este hermoso lugar que a cada paso nos encantaba mas. Para ser un pueblo grande o una ciudad pequeña su museo es generoso en tamaño, tiene varias secciones y varios pisos. El costo de la entrada es de 5 euros y lo mas importante es que estaba abierto en ese horario donde el resto de los edificio e instituciones gubernamentales ya estaban cerrados. Adentro nos encontramos con objetos, utensilios y herramientas que utilizaban habitantes del lugar, los rastros de nazismo y otra cantidad innumerable de cosas. Lo que mas nos sorprendió del museo fueron dos cosas. 1: Una maqueta muy grande de lo que era el pueblo en la época de la muralla, que te ayuda a entender cómo funcionaba la vida en ese entonces. 2: unas habitaciones en uno de los pisos superiores del museo donde podés encontrar un sinfín de objetos decorativos y no tanto, de una vida llena de lujo de aquellos más adinerados lugareños.

(PARENTESIS)

A mi familia: Les dejo acá el link del ayuntamiento para los que quieran averiguar mas  https://biberach-riss.de/

Y acá una webcam de la plaza principal para que vean el pueblo en vivo http://www.marktplatzcam.mybiberach.de/
Para ver la transmisión hay que hacer click en la imagen porque arranca en pausa.

Maqueta de “la Biberach amurallada”
La santa Biblia a mano
Los cuartos de los poderosos y adinerados
Los cuartos de los poderosos y adinerados
Sanguchen de salchichen XD

El hambre empezó a hacerse notar, así que al salir del museo empezamos la búsqueda de la comida típica del lugar para probarla. Entramos a UNA CARNICERÍA donde también vendían carne cocinada, esto parece ser normal en este tipo de negocios. Pedimos unos trozos de carne y te hacen el sandwich en el momento. La carne era a la vista un carre de cerdo un poco más grande, pero al probarla nos dimos cuenta que es un armado o preparado de carnes que tiene el sabor a salchicha alemana ahumada, muy rica, por cierto. Salimos, nos sentamos a las orillas de un pequeño canal que atraviesa el centro del pueblo y comimos nuestro sándwich de carne asalchichada que acompañamos con spaetzle de queso.

Se hacia la hora de volver, yo no quería abandonar esas calles tan preciosas llenas de flores pero se hacía de noche y la ruta nos esperaba.

Lo cierto es que Biberach an der Riss fue una hermosa sorpresa para nosotros y antes de subirnos al auto nos prometimos volver para quedarnos más tiempo y averiguar más de la familia. Para la primera impresión fue poco, pero fue una experiencia hermosa.

¡Volveremos!

 

4 Comments

    1. Gracias Pablo! Fue todo un descubrir para mi! Y no se termina aca, tengo que volver por mas, un dia hábil, cuando este abierto el registro civil y averiguar un poco mas. No tiene nada que ver con que me guste guste viajar, nono. jajaja Saludos y gracias por compartir!

  1. Noe,que lindo poder ver todo esto,que alguna vez soñó conocer tu tata.Me lo imagino,con el codo apoyado en la mesa y tocándose el bigote mientras daba alguna que otra data acerca de sus ancestros,con todo ese orgullo que sentía por su familia y sus tradiciones.Logró su cometido.Ahora ,por tu intermedio,conocemos ese pueblito,que tan solo veía, de niña,su escudo colgado en la ventana ,en casa de la abuela Emma. Trato de imaginarme ,tus sensaciones,y creeme si te digo que a mi me pasaría lo mismo. Seguro mi mente volaria en el tiempo queriendo revivir cosas pasadas. Gracias,en nombre de todos los que heredamos parte de esa magia,que nos dejo tu tata. Te quiero mucho.

    1. Gracias tia! Tu mensaje me llena de emocion. Tan solo pensar en poder cumplir algo que queria el tata me pone muy orgullosa y la piel de gallina. Te cuento que habia un señor en la puerta de un supermercado tocando el acordeon. No era un tango ni música argentina pero era al estilo… Y automaticamente pense en el tata escuchando sus cassetes y sus discos.
      Te mando un beso grande y me alegro te haya gustado asi de esta forma. Te quiero mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *