Los aeropuertos y yo.

aeropuerto de barajas
Hay mucho para decir lo de los aeropuertos, pero vamos a empezar de a poco.
Me gustaría empezar comentando que los aeropuertos en general me causan mucha ansiedad. Hay mucho por ver, mucho por probar,  mucho por recorrer y yo quiero hacerlo todo. Todo es información en luces que se queda en tu cabeza.
Si ya de por si los aeropuertos me generan tal cosa, imaginate los Aeropuertos vacíos. Creo que todos alguna vez fantaseamos ser como Tom Hanks en “La terminal” o estar  en una situación post apocalíptica donde quedan pocas personas en el mundo.
Te sentis un poco dueños de los asientos alrededor y ya empezas a planificar como te vas a acostar hasta que salga tu vuelo. ¡Que lindo soñar! ¡Que bueno estaría poder entrar a cualquier tienda y probarse todo lo que quieras, comerte todas las golosinas de una tienda  o delirar con sus productos tecnológicos.
 También cuando están vacíos se me vienen mil cosas a la cabeza: ¿Porque está vació? ¿Acaso se habrá cancelado mi vuelo? ¿Llegue tarde? ¿Me equivoque de día?  ¿Esta será la puerta de embarque? ¿Se fue mi avión?  ¿Dónde está mi marido y  porque demora tanto en el baño? ¿Se lo habrá llevado la policía aeroportuaria por traficar sanguchitos de salame? Es broma, los comemos antes de pasar los controles jaja. Esas y otras mil cosas  que pienso en  ese rato que pasa mientras se hace la hora de abordar.
Cada minuto que pasa ves llegar más gente y tu corazón late más lento y calmo. Aunque en el fondo  sabes que estas paranoiqueando,  siempre hay una cuota de intranquilidad que se esfuma automáticamente cuando  la dulce voz de la empleada de la aerolínea anuncia tu vuelo.
En escalas muy largas se me pasa esa ansiedad y entro en un loop de aburrimiento. Ya te consumiste la bateria del celular pero pos suerte hoy por hoy todos tienen algún sitio donde enchufar tus elementos electrónicos. También es cierto que los toma corrientes son diferentes a lo largo el planeta, por eso te recomendamos siempre tengas a mano un adaptador universal. Esto nos ha salvado muchas veces, ya que siempre llevamos dos adaptadores universales y una zapatilla extensora porque llevamos más de dos gadgets. Pues siempre tenes que pensar en tu teléfono, tablet/notebook,  GPS y nunca te olvides de cargar la batería de la cámara de fotos, LO MAS IMPORTANTE PARA NOSOTROS.
Aeropuerto Guarulhos. San Pablo, Brasil
A veces también en las escalas largas se convierten en un dolor de cabeza. Si esta viajando de ida, quizás se pasa más rápido por las ganas de llegar que tenes, o por la ansiedad de vivir cosas nuevas. Pero si vas de regreso y te toca una espera de 15 horas realmente se vuelve un sufrimiento. Tenes hambre cada hora, tenes el cansancio de todos los días del viaje, te quieres bañar, queres llegar, tenes frío, tenes calor, tenes sed, después no, te da mal humor y tu mundo y existencia se desmoronan ¡jajaja!

Te recomendamos que si tenes una conexión de muchas horas, y lo podes preveer con anterioridad, planifiques salir del aeropuerto a recorrer el lugar. O simplemente salir a comer hasta el centro y volver. Así las horas pasaran más rápido y de paso conoces mas lugares.

Lo cierto que con todo lo bueno y todo lo malo que puede pasar en situaciones de aeropuerto, nunca van a dejar de gustarme. Quizás sea por todo lo que significa el encuentro con un aeropuerto. De ida, te vas de viaje y de vuelta, regresas a tu hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *